Páginas vistas en total

domingo, 26 de mayo de 2013

Los pecados de la religión...



El término "religión" implica una obligación de tipo ético y moral con el sentido de las cosas y del Universo que, idealmente, lleva a un sentimiento de unión y armonía con el todo. Toda religión tiene un trasfondo de mito, es decir de explicación intuitiva y primitiva del porqué de las cosas, distinta a la del conocimiento extraído racionalmente, El gran problema surge desde que, a lo largo de la Historia, ese sentido de unión con todas las cosas va entrando en grandes crisis sucesivas, hábilmente aprovechadas por un sinnúmero de personajes que, amparados en lo nebuloso del mito, introducen sus propias leyes y normas morales en función de sus realidades personales e históricas; es decir, suplantan ese primitivo sentido moral en unión con el Universo, en muchos casos con consecuencias catastróficas para la Humanidad en forma de guerras, discriminaciones socioeconómicas, intolerancia, represión y mediatización del individuo por el individuo, como una forma más de poder en el mal sentido de la palabra.


Los orígenes del Cristianismo, por hablar de algo distinto al Islam, ejemplifican claramente lo dicho arriba en dos respectos:

a) La creación de un mito único sobre la vida de Jesús, creado tomando como base los rumores y relatos del pueblo acerca de hechos verídicos, recogidos en las versiones más dispares por decenas de escritores y con desajustes considerables de unas a otras versiones con respecto a la realidad de los hechos. Con todo ello, una serie de hombres, todos ellos de una u otra forma inmersos en la maquinaria política del Imperio romano y movidos por un afán de estabilizar y perpetuar un estatus sociopolítico, se propusieron la creación a conveniencia de un mito sobre la vida de Jesús, suprimiendo relatos enteros de datos reales que no convenían a sus fines, y magnificando o incorporando otros que remarcasen el carácter único y extraordinario de ese mito. Y creado ese mito único, la organización encargada de sustentarlo, valiéndose del Imperio romano como vía de transmisión y auge. Esos hombres fueron los que se dio en llamar los Padres de la Iglesia. Y el mito creado y modificado sobre la vida de Jesús, los denominados evangelios canónicos (que diferenciaron tajantemente de los llamados evangelios apócrifos como los de San Malaquías o Santo Tomás, estos con detalles auténticos sobre la vida de Jesús que, según su parecer e intereses, no convenían a la creación del mito por demasiado corrientes o vulgares).

b) El afán de suplantación de la religión pagana tanto en las festividades (una relación de las mismas se encuentra en http://www.monografias.com/trabajos6/paga/paga.shtml) como en las creaciones de santos ficticios sobre la base de deidades paganas (así, p. ej., San Nicasio o San Afrodisio nunca existieron históricamente sino que son los trasuntos cristianos -curiosamente varones- de dos deidades griegas, Atenea Nike y Afrodita).


[Comentario al artículo "Mahoma", por Fernando Vallejo (http://hazmeelchingadofavor.com/2012/09/14/mahoma-por-fernando-vallejo/)].


No hay comentarios:

Publicar un comentario