Páginas vistas en total

domingo, 28 de abril de 2013

Eso que llaman singularidad...



RUDIMENTOS



Un impulso sin pie,
Donde el parecido..., ¿qué es eso?
¿Qué es ser?


Posible no cabía
En la valva toda del vacío:
Caber no podía.


Y fue, sin embargo,
Un polo, un moverse; más aún,
Fue continuo: algo.


Algo vibra, vibraba.
Trenzarse, redoblarse. Deber:
Una cuerda preparada.


¿O hubo primero espacio?
¿Del vibrar salió carne? ¡Buena
Pregunta para sabios!


No es cosa segura
Que después de una cuerda
Venga su atadura


¡Qué loca contumacia
Llamar de continuo ley
Al sonido de la magia!



[De El nudo, publicado por Antaura Ediciones].
(c) Antonio Alfeca

sábado, 20 de abril de 2013

Eternidad sencilla...



de ervas e melodias contra a morte 




ergo a axila esquerda bem lenta 
e meu anjo canta para que meus pelos 
tremam de novo como estrelas 
põe minha cabeça desmaiada sobre a macela 
e o algodão 
e derrama água com malva em minha minha língua presa 



então grito forte de modo que a morte seja mesmo o nada 



ele sorri como sempre e seu canto me ergue da terra 
e suas asas embalsamam minha carne viva 



levanto a axila direita e esfrego o sangue cansada 



desde menina 
sempre o amei 



e sempre soube da eternidade




---------------------------------------------------





de yerbas y melodías contra la muerte




yergo la axila izquierda bien lenta
y mi ángel canta para que mi pelo
tiemble de nuevo como estrellas
pone mi cabeza desmayada sobre la hamaca
y el algodón
y derrama agua con malva en mi lengua mi lengua presa



mientras grito fuerte de modo que la muerte sea tal que la nada



él sonríe como siempre y su canto me yergue de la tierra
y sus alas embalsaman mi carne viva



levanto la axila derecha y restriego la sangre cansada



desde niña
siempre lo amé



y siempre supe de la eternidad.




Poema de Beth Brait Alvim, poeta paulista perteneciente al Círculo Cultural del distrito de Diadema, de donde volvió en 2010 a su Sao Paulo natal. Poeta de largo recorrido, junto con José Geraldo Neres es una de las autoras más destacadas de la literatura actual en Brasil con nombres como Floriano Martins o Claudio Willer, entre otros.

Traducción del portugués: Antonio Alfeca.