Páginas vistas en total

lunes, 26 de julio de 2010

¿Problema cutáneo?


PITIRIASIS VERSICOLOR


Esa mañana, una descamación verdosa lo había cubierto por completo. En la mesita, el libro separado por la página del "Dinosaurio".

Retirando sobrantes...


RELACIÓN INCÓMODA


-Mira, cariño, esto no puede seguir así; cada mañana me levanto, si no con tortícolis, con lumbago o con dolores de espalda, cuando no con todo a la vez.
-Cielo, yo pongo todo mi cuidado para ocupar de la cama sólo el espacio que me corresponde, y tú ya sabes lo que eso me cuesta.
-Sí, pero alguna forma debe de haber para resolver esto; lo que no puede ser es que a cuento de eso tenga lleno el cajón de analgésicos, somníferos y sprays.
-Pues por eso procuro adoptar una postura en la cama, pero es normal que durante el sueño uno se mueva; de hecho yo también he tenido esguinces y tirones en los hombros y piernas por ese mismo motivo.
-Lo cierto es que tú tienes un gran problema, y yo no tengo necesidad de esto por lo que estoy pasando, de modo que mañana pedimos consulta para el médico.

A la semana siguiente, Roberto entró al Puerta de Hierro para someterse a la extirpación de seis de sus ocho brazos y dos de sus cuatro piernas.

Salvando diferencias...


LA GIGANTE Y EL ENANO

Se habían conocido por Internet: uno de los miles de casos de citas a ciegas al día en el mundo. La principal causa del mutuo interés entre Irina y Pablo habían sido las fotos de sus respectivos perfiles en la famosa página web Eyelook, que revelaban su interés compartido por la cultura clásica y su agudo sentido del humor. En el perfil de ella figuraba una foto que, convenientemente retocada, quedó convertida en una Colosa de Rodas de turgentes pechos; mientras que las visitas del perfil de él podían regalarse la vista con un Príapo descomunalmente dotado. Ya que sus correspondientes trabajos como jugadora de baloncesto y cavador de zanjas no les dejaban tiempo para verse durante la semana, convinieron en verse en la fiesta que el próximo viernes se celebraba en casa de unos amigos comunes.
La ansiedad por encontrarse y conocerse hizo que ella se presentase allí con cincuenta minutos de antelación y él con treinta. Al verse, se reconocieron de inmediato.